sábado, 3 de julio de 2010

En nada

Si te digo la verdad, nunca esperé nada. Las cosas no son siempre como uno las imagina, como uno las desea. Las cosas son como son, son como se van dando; y aveces se tuercen, se deshacen. Y terminan en algo diferente, algo que no esperabamos, o simplemente no quedan; en nada. Como creo que fue en este caso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada